Para volver vivo, hay que saber por dónde volver, al menos, cuando buceamos en una cueva.

El buceo en cuevas es el entorno más complejo y técnico de buceo, e implica el riesgo de perderse en la oscuridad total, o con visibilidad muy reducida, si no contamos con la ayuda de una línea continua que nos lleve a la salida, y las marcas que nos indican la dirección correcta a la luz del sol.

Las cuevas no matan a nadie, somos nosotros los que nos exponemos al riesgo de privarnos de una ascenso directo a la superficie para respirar. Y es nuestra obligación la responsabilidad de mantenernos vivos, pero también la de respetar la seguridad de los demás.

Y es que en las cuevas no estamos solos.

Cada vez más, veo como las personas actúan bajo el agua, tal y cómo la hacen en la superficie, en la carretera al volante del automóvil, o en la cola de un supermercado: esencialmente mirándose al ombligo, y sin percatarse de que hay más personas que comparten el mismo entorno.

La falta de miras, y del respeto esencial que obliga el buceo en una cueva transitada y compartida con otros equipos de buceadores, me inspira a promover en mis alumnos unos cánones de respeto en la línea de buceo, acorde a tres reglas de oro del buceo bajo techo:

  1. El equipo de buceadores que sale tiene preferencia
  2. No se entorpece, cruza o interrumpe la línea de otro equipo, ya sea por sobreponer tu línea sobre la suya, o por usar los mismos anclajes de fraccionamiento (tie-off).
  3. No se bucea la línea de otro equipo

Y para ello, aplicaremos protocolos y procedimientos de línea estandarizados, que salvo pequeñas diferencias, se ponen de acuerdo entre agencias a nivel global.

Uso de los marcadores

Las marcas indicadoras, que en cuevas reducimos a solo 3 modelos, permiten a los buceadores (TODOS) la orientación hacia una navegación segura en dirección a la salida, incluso en condiciones de escasa o nula visibilidad.  Estas son:

  • Flechas
  • Galletas
  • Rem

Para ello utilizamos las FLECHAS de dirección, que suelen estar instaladas fijas en la línea permanente, que vino a sustituir la línea temporal de exploración, que los exploradores de la cavidad pusieron en su momento, y que sirve para que los visitantes posteriores, disfruten su buceo con tranquilidad. Las FLECHAS, sólo pueden indicar la dirección a la salida más próxima, y nada más.

 

Para indicarnos nuestra salida personal, los espeleobuceadores utilizaremos una marca temporal que no indica dirección como es la GALLETACOOKIE. Que colocadas antes o después de un punto donde exista una decisión a tomar, determinan el camino por el que provienes. En esencia, son las migas que Pulgarcito deja en su camino para desandarlo.

 

Las REM, son marcas personales que colocamos en igual uso que las galletas o cookies, pero que a diferencia de éstas, tienen información extra como la dirección (son más largas por uno de los extremos) y espacio para escribir o anotar datos relevantes del buceo (como es la distancia, lugar curioso, etc…)

El pdf completo, descárgalo aquí gratis por gentileza de www.sergibuzo.es: Line-protocols-UTD

Marcar un Salto

Pero hay otras ayudas que nos facilitan la navegación compleja, como son los carretes SPOOL, que en si mismos, también son una galleta cuando están convenientemente identificados. Y su colocación es vital para navegar hacia galerías laterales, que nos apartan de la línea principal, aunque en ocasiones, también son aplicados a interrupciones de la línea principal y entonces en lugar de llamarles Saltos o Jumps, les conocemos como GAP.

 

Uso del Spool

Tan importante es marcar y no contradecir las direcciones de salida, ayudando a mi navegación personal tanto como a la navegación segura de los demás equipos de buceadores que comparten la cueva con nosotros, como entrar en la linea secundaria del salto permitiendo a otros compañeros saltar también.